Creemos un club de lectura


Un club de lectura es siempre una gran idea para fomentar y familiarizar a los más pequeños con el mundo de las letras. En la aula también podemos llevar a cabo esta idea, adaptándolo a todas las edades e incluso, haciendo partícipes de esta gran aventura a los padres y familiares.


Anteriormente, en otras entradas, os he adjuntado algunas pautas que la Editorial SM nos facilita a docentes para trabajar con la lectura. En esta ocasión comparto unas directrices que nos aporta dicha editorial para crear un club de lectura.

En primer lugar, decimos que un club de lectura es una reunión en la que los asistentes han leído previamente, de manera individual, el mismo libro o parte de él, y su puesta en común en grupo un día determinado.
En las reuniones se charla sobre el argumento, el estilo del autor, los personajes, su relación con otras obras, etc., aunque especialmente se comparten la opinión y las dudas de cada lector, además de las experiencias personales de cada cual. Así, los distintos puntos de vista de cada uno enriquecen las impresiones que han tenido durante la lectura en privado.
En el caso de un club de lectura infantil, a partir de 6 o 7 años de edad en adelante, la dinámica puede variar ligeramente para adaptarla y entretener al público más joven mediante juegos, dibujos, proyecciones de vídeo, audio, etc.

Para comenzar esta andadura, lo primero que necesitamos es un lugar en el que reunirse. Un aula multiusos, la biblioteca escolar, una librería… El sitio debe contar con sillas y una mesa en torno a la que sentarse (si es redonda u ovalada mucho mejor para facilitar la comunicación entre todos; otra opción es colocar las sillas en círculo), como mobiliario imprescindible.
Lo siguiente que necesitaremos serán los lotes de libros. Pueden conseguirse a través del préstamo de bibliotecas, intercambio con otros clubes de lectura o, en último término, mediante la compra de un ejemplar para cada miembro.
Por último, es necesaria la presencia de un coordinador responsable y, obviamente, los participantes.

Las sesiones de un club de lectura

El primer día se dedicará a que los miembros del grupo se conozcan, pongan en común sus gustos y expectativas con respecto a la actividad. Es también el momento adecuado para que el coordinador explique en qué va a consistir la experiencia. Se escogerá una lectura para empezar y se marcará la próxima cita. Según sea la extensión del libro elegido, se decidirá si para entonces el libro debe leerse entero o bien seleccionar un número de páginas determinado para comentar.
Lo ideal de un club de lectura es mezclar aprendizaje con entretenimiento, debate y socialización. Es aconsejable empezar presentando al autor y la obra antes de profundizar en esta, por ello se debe invitar a los participantes a buscar información previa sobre ambos. También se puede comenzar aludiendo a alguna crítica o reseña o con una entrevista al autor. A continuación, algunos ejemplos de temas a tratar podrían ser:
  • El género al que pertenece la obra.
  • La época en la que se desarrolla la acción.
  • El estilo y la estructura de la obra.
  • El narrador y punto de vista.
  • El espacio donde tiene lugar.
  • Las características y reacciones de los personajes.
  • Comparar las situaciones del libro con otras obras leídas anteriormente o con experiencias personales.
  • Los giros de la trama.
  • La dificultad o simplicidad de la obra.
  • El tiempo narrativo.
  • La credibilidad de la obra.
Para no caer en la rutina y el aburrimiento, hay otras opciones para amenizar un club de lectura:
  • Anotar en un cuaderno un pasaje favorito para leerlo en voz alta y compartirlo con los demás.
  • Ver una película o documental relacionado con el título que se ha leído o su autor.
  • Acudir a una representación teatral o a un espectáculo de títeres.
  • Organizar un encuentro con un escritor o ilustrador.
  • Trazar un itinerario literario de una ciudad o comarca siguiendo los pasos de una obra.
  • Realizar una excursión a dichos lugares.
  • Visitar un museo.
  • Organizar un concurso de relatos o dibujos inspirados en la lectura entre los miembros del club.
  • Unir música y literatura.
  • Acudir a la presentación de un libro, a una feria, a una conferencia…
Por último, hemos de tener especial cautela a la hora de seleccionar obras para nustro club de lectura, ya que se han de adaptar a las necesidades y edades de los niños. Podemos centrarnos en las estaciones, en fechas especiales o temas concretos que nos puedan ayudar a trabajar, de forma paralela, los conceptos que desarrollamos en el aula. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario