Baby-led weaning o alimentación complementaria



El baby-led weaning es un término acuñado en Reino Unido que en castellano se ha traducido como “destete” o “alimentación complementaria dirigida por el bebé”.

Dicha alimentación complementaria se lleva a cabo mediante el uso de alimentos enteros que poseen unas formas y tamaño concreto, siendo esto una alternativa a la alimentación triturada. Es una forma de administrar una alimentación complementaria fuera de lo tradicional y que le otorga al niño un papel más activo en su propia alimentación, siendo éste quien a su vez, establece su propio ritmo de ingesta.

La adquisición de las habilidades necesarias para desarrollar esta nueva técnica de alimentación se conforman alrededor de los 8 meses, por lo que si comienza con anterioridad a administrarles alimentos enteros, es necesario compensarlo con la lactancia, convirtiéndose, la lactancia materna, en el vehículo más adecuado para iniciar al niño en este nuevo proceso.

Uno de los objetivos primordiales del Baby-led weaning es convertir al niño en el principal agente activo de su propia alimentación y que, de forma progresiva, vaya conociendo e integrando nuevos sabores. Como ya he señalado, para poder comenzar esta práctica, es necesario que el bebé haya alcanzado una serie de ítems que le permitan estar desarrollado para alimentarse solo, tales como:

  • La adquisición de la sedestación.
  • El uso coordinado de las manos para explorar y manipular objetos.
  • La adquisición de funciones motoras orales adecuadas para manejar trozos de comida y ser capaz de realizar movimientos masticatorios (subiendo y bajando la mandíbula) para romper los alimentos blandos y movilizar lateralmente su lengua para mover la comida alrededor de la boca y llevarla a la parte posterior con el fin de tragarla.


Con este tipo de alimentación aumenta la probabilidad de conseguir una mejor transición de la lactancia al alimento sólido.

Podéis obtener más información en esta página.

No hay comentarios:

Publicar un comentario