Actividades sensoriales I - Maria Montessori

María Montessori describía al niño como un explorador sensorial, por lo que a todas sus actividades intentaba otorgarle esta cualidad con la finalidad de desarrollar diferentes habilidades a través de los sentidos y la manipulación de objetos y diversos materiales.
A continuación, quiero compartir con vosotros una selección de actividades sensoriales que podéis desarrollar con los más pequeños, incluso con bebés si las adaptamos un poco y sabemos elegir los utensilios adecuados.


  • La caja de botones: seleccionamos botones de diferentes tamaños y formas y los colocamos en una caja para que el niño los manipule. Además, podemos ofrecerle varios botes o cajas para que comience a clasificar y a hacer una diferenciación en base al color, tamaño o forma. 


  • Palitos de colores: para esta actividad sólo necesitaremos depresores o palitos de helados de diferentes colores y unos cuantos botes o botellas que pintaremos cada uno de un color (o colocaremos un adhesivo o gomet sobre él). La tarea consiste en clasificar los palitos y colocarlos dentro del recipiente adecuado. Si lo deseáis, en lugar de depresores podéis usar lápices de colores.



  • La caja de color: seguimos trabajando los colores y ahora lo haremos con cajas sensoriales que contengan elementos de un solo color, lo cual permitirá al niño comenzar a discriminar elementos y a reconocer los colores. 




  • Buscamos la silueta: en primer lugar, comenzamos seleccionando diferentes objetos como una regla, una caja, un bote, un tenedor… A continuación y sobre una cartulina dibujamos la silueta de los diferentes objetos y que posteriormente, los niños asociarán a los elementos, trabajando así la agudeza visual. 


  • El saco de los tesoros: en una bolsa de tela sin que podamos ver lo que hay en su interior, introduciremos elementos como tapones, botes, pinzas, piñas… todo lo que se nos ocurra. La actividad consiste en desarrollar el sentido del tacto pero sin utilizar la visión, es decir, colocaremos la mano del niño en el interior de la bolsa y tendrá que adivinar qué está palpando sin mirar de qué se trata. 


  • La caja de texturas: en una caja o bandeja colocaremos diversos objetos que tengan diferentes texturas: esponjas, pinceles, piedras, un ovillo de lana, lazos, piñas… para que el niño diferencie y manipule diferentes materiales.   


  • Recorrido sensorial: para que el niño sienta otras texturas con los pies, podemos desarrollar un pequeño recorrido con diferentes texturas para que camine sobre ellas (una manta, un cojín, papel de burbujas, cartón, arena, piedras…). 


  • Globos con sorpresa: para esta actividad necesitamos globos transparentes y elementos que podamos introducir en ellos (avellanas, arena, agua, piedrecitas, botones…). Lo realizaremos mostrándoselo al niño cómo lo hacemos y a continuación hincharemos los globos y dejaremos que los manipulen. 


  • Desarrollamos el olfato: la llegada de la primavera nos proporciona grandes oportunidades para trabajar al aire libre y con materiales naturales. En esta ocasión trabajaremos el olfato a través del olor de diversas flores y plantas que colocaremos en botecitos pequeños y que posteriormente intentaremos identificar. Otra opción es hacerlo con diferentes especias e incluso con trocitos de frutas. 



  • Arroz de colores: tiñendo arroz de diferentes tonos, podemos crear una actividad muy divertida y llamativa para los niños y trabajar así el sentido del tacto, las texturas y también los colores (te explico cómo hacerlo aquí)



Charles Perrault y Caperucita Roja

Gracias a Chrales Perrault, escritor francés dedicado a la literatura infantil, podemos contar con innumerables clásicos de cuentos para niños, desde Cenicienta, El Gato con Botas, La Bella Durmiente... hasta Caperucita Roja, del cual os voy a hablar hoy.

Hablamos de un cuento de hadas de transmisión oral, difundido por gran parte de Europa y que posteriormente se ha plasmado en diferentes escritos; titulado así por el hecho de que la protagonista lleva puesta siempre una caperuza de color rojo. El relato marca un claro contraste entre el poblado seguro, y el bosque peligroso; una contraposición habitual en el mundo medieval. Charles Perrault fue el primero que recogió esta historia y la incluyó en un volumen de cuentos para niños, en el que destacaba sobre los otros por ser, más que un cuento, una leyenda bastante cruel, destinada a prevenir a las niñas de encuentros con desconocidos, y cuyo ámbito territorial no iba más allá de la región del Loira, la mitad norte de los Alpes y el Tirol.
Este autor suprimió los elementos más escabrosos de las versiones originales, como el lance en que el lobo, ya disfrazado de abuela, invita a la niña a consumir carne y sangre, pertenecientes a la anciana a la que acaba de descuartizar, y a la que posteriormente obliga a acostarse con él desnuda tras hacerle quemar toda su ropa. Al igual que en el resto de sus cuentos, quiso dar una lección moral a los jóvenes que entablan relaciones con desconocidos, añadiendo una moraleja explícita, inexistente hasta entonces en la historia


Posteriormente, fueron los hermanos Grimm quienes dieron otra vuelta de tuerca a la historia. Retomaron el cuento, y escribieron una nueva versión, que fue la que hizo que Caperucita fuera conocida casi universalmente, y que, aún hoy en día, es la más leída.
Los hermanos Grimm escribieron una versión más inocente, y con menos elementos eróticos que las publicadas anteriormente. Además añadieron un final feliz para la historia, tal y como solían tener los cuentos de la época. Propusieron un final alternativo, en el que un momento antes de que el lobo se coma a Caperucita, ella grita y un leñador que estaba cerca, rescata a la niña, mata al lobo, le abre la panza y saca a la abuelita, milagrosamente viva.



Para llevarlo a cabo en el aula, podemos realizar diversas actividades, desde la lectura del cuento entre todos en el aula, colorear dibujos de Caperucita, hacer marionetas... hasta desarrollar un pequeño teatrillo. Os dejo mi ejemplo de marionetas que realicé con fieltro para dramatizar el cuento.


Mapamundi con banderas del mundo - Método Montessori



Llevo tiempo preparando esta entrada, ya que quería explicaros con detalles la actividad que os voy a presentar. Se trata de una actividad Montessori en la que trabajaremos la geografía a través de las banderas de cada país; seguro que ya sabéis de lo que hablo. 

Para Montessori, la iniciación a la geografía, es ayudar al niño a orientarse en su espacio más cercano pero también lejano, permitiéndole aceptar otro tipo de culturas e creando y desarrollando en él lo que conocemos como tolerancia. Todo ello está relacionado también con la enseñanza del tiempo y que tal que como ya he explicado en otra entrada, hemos de discernir entre dos tipos de tiempos:


  • Tiempo histórico: hasta principios del siglo XX era, prácticamente, sinónimos de tiempo cronológico, ya que la historia se concebía como hechos o acontecimientos lineales que había que fijar con precisión a través de la cronología. 

  • Tiempo cronológico: nace del tiempo histórico, y a su vez, ayuda a los historiadores a percibir los diversos tiempos de la historia.

Referente a la enseñanza de los mismo, en el primer caso, en el tiempo histórico, es necesario que el alumnado construya la sucesión de los hechos, usando de forma adecuada las periocidades como Prehistoria, Edad Media…, conociendo también los conceptos de larga, media y corta duración.

En cuanto a la enseñanza del tiempo cronológico, hemos de programar, diseñar y realizar actividades de aprendizaje mediante las cuales, progresivamente, el niño vaya construyendo conceptos de medida de la temporalidad.

Según Jean Piaget, los niños perciben el tiempo progresivamente en tres grandes etapas:


El tiempo vivido corresponde a las experiencias directas de la vida. Es inicialmente un mundo confuso y mal organizado que no discierne con nitidez ni el orden temporal (antes, ahora y después) ni las relatividades de las posiciones (simultaneidad, alternancia o sucesión), ni tampoco de las duraciones. El niño parte en su aprendizaje de esta confusión inicial para ir construyendo poco a poco la idea de tiempo en contacto con la experiencia de cambios concretos (ritmos biológicos de su cuerpo, desplazamientos de un lugar, sufrimientos o bienestar…). Desde la experiencia vivida, les acompañaremos didácticamente hasta el tiempo percibido en relación a su espacio, y finalmente, les ayudaremos a construir la adquisición del tiempo concebido. 
El aprendizaje del tiempo en la escuela consiste en proporcionar actividades que permitan que los niños sean capaces, progresivamente de:

  • Tomar conciencia de su tiempo personal (los ritmos: categorías de frecuencia y regularidad).
  • Construir la orientación temporal (sucesión: categorías de presente, pasado y futuro).
  • Edificar la posición (simultaneidad y duración – cambios y permanencia).


Aunque la adquisición de estos tiempos se puede lograr alcanzar sobre la edad de 7-8 años, ya en el segundo ciclo de Educación Infantil (de 3 a 6 años), podemos ir introduciéndoles en este tema mediante actividades geográficas como la siguiente.

Se trata del mapamundi con banderas de los diferentes países y que, como en casi todas sus actividades, Maria Montessori lo basa en material sensorial que desarrolle no sólo conocimientos sobre el tema, sino los diferentes sentidos. Estos materiales suelen ser de madera pero en esta ocasión, os adjuntaré unos archivos para que podáis fabricarlos vosotros mismos.

La tarea se estructura en base al juego por asociación,  mediante el cual el niño relaciona una zona geográfica en el mapa con su bandera correspondiente. En esta ocasión, os dejo los mapas políticos con los países y otro mudo de cada continente, así como un documento con las banderas de cada uno de ellos para que podáis imprimirlo. Encontraréis los mapas divididos por continentes pero también dispondréis de un mapamundi completo diferenciado por colores. Espero que os animéis a ponerlo en práctica con los peques.

https://goo.gl/xkWZHV
 Descarga aquí la carpeta con las banderas del mundo para imprimir



https://goo.gl/l63qH1

Descarga aquí la carpeta con todos los mapas para imprimir



Por último, quiero agradecer  al blog http://banderasdelmundo-flagsoftheworld.blogspot.com.es/ y asu creador por facilitarme la elaboración de esta actividad ayudándome a conseguir realizar los documentos con todas las banderas y nombres de los países. Mil gracias ;)


Mandalas de primavera - Técnica de plegado o "mancha sorpresa"

La técnica plástica de plegado o mancha sorpresa es una forma muy original de pintar y trabajar unos colores determinados. Además, se puede aplicar a todas las edades, e incluso realizarlo con bebés y es muy sencilla de poner en práctica. Tan sólo necesitaremos pintura de dedos de diferentes colores y folios o cartulinas.

Modo de ejecución:

1. Doblamos un folio o cartulina a la mitad y lo volvemos a abrir.

2. Vertemos un poco de pintura por el folio de tantos colores como deseemos.

3. Doblamos de nuevo el folio o la cartulina por la doblez que ya habíamos hecho y presionamos por por la parte cerrada en la que no tenemos pintura.

4. Abrimos de nuevo el folio y dejamos secar. Veréis que aparecerá una mancha dividida a la mitad (por donde hemos doblado) y que tiene dibujos paralelos.

5. Como idea os dejo lo que yo he hecho, unos mandalas con colores primaverales que he recortado con tijeras de formas y que he troquelado con estrellas y tulipanes.


 



El método Cuisenaire

Hoy quiero hablaros de un método matemático conocido como método Cuisenaire, introducido para su uso por Georges Cuisenaire, profesor de Educación primaria en Bélgica. Consta de una serie de barritas o regletas de madera para iniciar a los niños en el conteo y en el recocimiento de la composición y descomposición simple de un número. Educadores como María Montessori o Froebel, utilizaron las regletas Cuisenaire para la representación de los números, otorgándoles a cada uno el color de la regleta correspondiente. 


Las regletas Cuisénaire son bloques normalmente de madera, (aunque también la podemos encontrar de plástico), rectangulares y de diferentes tamaños y colores. A cada regleta va asociado un número, un tamaño y un color, por lo que la correspondencia entre ello sería la siguiente:





Este método tiene numerosas ventajas:

- Se trata de un material manipulativo y al mismo tiempo motivador, ya que ayuda al niño a familiarizarse con él y reconocerlo como un objeto de su entorno. 
- Es un buen recurso para enseñar y lograr afianzar conocimientos matemáticos.
- Es muy útil para emplearlo con niños/as con dificultades de aprendizaje. 
- Esencia didáctica que este método tiene, ya que con él podemos tratar una gran variedad de temas como los colores, los tamaños, las seriaciones, las equivalencias, la iniciación al cálculo (suma y resta)…

El inconveniente que podemos desprender de él es que el uso del mismo es limitado y temporal, ya que el niño ha de aprender, de forma progresiva, a realizar esos cálculos de manera mental.

Para iniciarnos en el uso de estas regletas, podemos emplear un cuento titulado "Lo que el abuelo me enseñó" y que os adjunto a continuación. Dicho cuento va introduciendo las regletas una a una y asociándolas al número adecuado y color que corresponde. Además, os dejo unas láminas para que podáis descargarlas e imprimirlas :) 

https://goo.gl/lC7rUf
Descarga aquí el cuento en pdf


https://goo.gl/Q4JnxM
 Descarga aquí las láminas para el cuento

Pintamos con arena

Llega el verano y con él la posibilidad de desarrollar divertidas actividades con los más pequeños. En esta casión, hemos pintado con arena (bebés desde los 6 hasta los 13 meses). Me encanta llevar acabo juegos manipulativos y sensoriales, y las texturas juegan un papel muy importante en este tipo de tareas. Todo ello contribuye enormemente en el desarrollo motriz del niño, así como en el desarrollo de los sentidos y en el conocimiento y toma de conciencia con respecto al medio de que les rodea. Hemos elegido un elemento característico del mar como es una caracola, hemos puesto pegamento sobre ella y hemos comendado a esparcir arena encima. ¡Y este es el resultado! (Además de la emoción y satisfacción de los peques al realizar una actividad nueva y muy divertida) :D



 Os adjunto una carpeta con elementos del mar que podéis descargar e imprimir para hacer esta actividad con los niños y que podéis descargar aquí.

https://goo.gl/YuWoJd

Creemos un club de lectura


Un club de lectura es siempre una gran idea para fomentar y familiarizar a los más pequeños con el mundo de las letras. En la aula también podemos llevar a cabo esta idea, adaptándolo a todas las edades e incluso, haciendo partícipes de esta gran aventura a los padres y familiares.


Anteriormente, en otras entradas, os he adjuntado algunas pautas que la Editorial SM nos facilita a docentes para trabajar con la lectura. En esta ocasión comparto unas directrices que nos aporta dicha editorial para crear un club de lectura.

En primer lugar, decimos que un club de lectura es una reunión en la que los asistentes han leído previamente, de manera individual, el mismo libro o parte de él, y su puesta en común en grupo un día determinado.
En las reuniones se charla sobre el argumento, el estilo del autor, los personajes, su relación con otras obras, etc., aunque especialmente se comparten la opinión y las dudas de cada lector, además de las experiencias personales de cada cual. Así, los distintos puntos de vista de cada uno enriquecen las impresiones que han tenido durante la lectura en privado.
En el caso de un club de lectura infantil, a partir de 6 o 7 años de edad en adelante, la dinámica puede variar ligeramente para adaptarla y entretener al público más joven mediante juegos, dibujos, proyecciones de vídeo, audio, etc.

Para comenzar esta andadura, lo primero que necesitamos es un lugar en el que reunirse. Un aula multiusos, la biblioteca escolar, una librería… El sitio debe contar con sillas y una mesa en torno a la que sentarse (si es redonda u ovalada mucho mejor para facilitar la comunicación entre todos; otra opción es colocar las sillas en círculo), como mobiliario imprescindible.
Lo siguiente que necesitaremos serán los lotes de libros. Pueden conseguirse a través del préstamo de bibliotecas, intercambio con otros clubes de lectura o, en último término, mediante la compra de un ejemplar para cada miembro.
Por último, es necesaria la presencia de un coordinador responsable y, obviamente, los participantes.

Las sesiones de un club de lectura

El primer día se dedicará a que los miembros del grupo se conozcan, pongan en común sus gustos y expectativas con respecto a la actividad. Es también el momento adecuado para que el coordinador explique en qué va a consistir la experiencia. Se escogerá una lectura para empezar y se marcará la próxima cita. Según sea la extensión del libro elegido, se decidirá si para entonces el libro debe leerse entero o bien seleccionar un número de páginas determinado para comentar.
Lo ideal de un club de lectura es mezclar aprendizaje con entretenimiento, debate y socialización. Es aconsejable empezar presentando al autor y la obra antes de profundizar en esta, por ello se debe invitar a los participantes a buscar información previa sobre ambos. También se puede comenzar aludiendo a alguna crítica o reseña o con una entrevista al autor. A continuación, algunos ejemplos de temas a tratar podrían ser:
  • El género al que pertenece la obra.
  • La época en la que se desarrolla la acción.
  • El estilo y la estructura de la obra.
  • El narrador y punto de vista.
  • El espacio donde tiene lugar.
  • Las características y reacciones de los personajes.
  • Comparar las situaciones del libro con otras obras leídas anteriormente o con experiencias personales.
  • Los giros de la trama.
  • La dificultad o simplicidad de la obra.
  • El tiempo narrativo.
  • La credibilidad de la obra.
Para no caer en la rutina y el aburrimiento, hay otras opciones para amenizar un club de lectura:
  • Anotar en un cuaderno un pasaje favorito para leerlo en voz alta y compartirlo con los demás.
  • Ver una película o documental relacionado con el título que se ha leído o su autor.
  • Acudir a una representación teatral o a un espectáculo de títeres.
  • Organizar un encuentro con un escritor o ilustrador.
  • Trazar un itinerario literario de una ciudad o comarca siguiendo los pasos de una obra.
  • Realizar una excursión a dichos lugares.
  • Visitar un museo.
  • Organizar un concurso de relatos o dibujos inspirados en la lectura entre los miembros del club.
  • Unir música y literatura.
  • Acudir a la presentación de un libro, a una feria, a una conferencia…
Por último, hemos de tener especial cautela a la hora de seleccionar obras para nustro club de lectura, ya que se han de adaptar a las necesidades y edades de los niños. Podemos centrarnos en las estaciones, en fechas especiales o temas concretos que nos puedan ayudar a trabajar, de forma paralela, los conceptos que desarrollamos en el aula. 

Cuento "Volando del revés" - Tássies


Tássies nos acercqa una historia de la mano de la Editorial SM que nos ofrece una visión del mundo muy diferente: del revés. Cuenta la historia de un pequeño pajarito que acaba de nacer y sueña que va volando al revés, lo cual le permite ver nacer la lluvia, las montañas arriba, el sol calentando abajo, casas por encima de la luna, olas del mar cayéndose... hasta que finalmente encuentra a otro pajarito del que se hace amigo y deciden compartir sus vuelos y aventuras.

La obra está escrita en verso, lo cual facilitará y fomentará el disfrute de los más pequeños por este tipo de piezas literarias. El autor utiliza frase muy sencillas y cortas para formar las rimas que nos pueden ayudar también a trabajar los objetos opuestos a través de los cuentos y también a saber establecer elementos característicos como el Sol o la Luna en un espacio concreto (arriba, abajo, cerca, lejos...).




En referencia a las ilustraciones, podemos señalar que se componen de colores muy vivos y que se encuentran al revés (como el propio título del cuento indica), lo cual nos permitirá captar mejor la atención de los niños y jugar con este tema, pudiendo girar el libro para mostrarles los dibujos e incluso realizar una pequeña comprensión lectora preguntándoles qué encuentran diferente en el dibujo o qué está mal ubicado.


Como conclusión del cuento podemos compartir con los alumnos una bonita metáfora que se esconde en estas líneas: miremos el mundo de forma diferente y no nos dejemos llevar por las cosas y acciones más comunes; investiguemos, exploremos y decidamos por nosotros mismos.


Proyecto "Elmer" - David McKee

El elefante Elmer ya se ha convertido en uno de los personajes preferidos y más reconocidos en la literatura Infantil. Su autor, David Mckee, escritor e ilustrador inglés, encontró la inspiración para esta obra en el pintor Paul Klee, quien mezcló surrealismo, con expresionismo y abstracción (os muestro alguna de sus obras para que observéis la semejanza con el protagonista de este cuento infantil).

Paul Klee 
 
            

                              Castillo y Sol 1928                                  Flora en la arena 1927 

Polifonía 1932

La historia de Elmer es una obra que nos puede ayudar a tratar en las aular el tema de la inclusión, la amistad y del racismo como objetivo principal. Ya sabéis que siempre suelo extraer otras cuestiones a trabajar transversalmente y en este caso he encontrado varias. La primer de ellas es que podemos conocer de forma más profunda la vida de este animal, su comportamiento y sus características más destacadas. A continuación, os dejo un texto sobre la vida del elefante que podréis descargar también aquí.

https://goo.gl/8kx59C


Otro de los temas a trabajar pueden ser los colores y dependiendo del cuento elegido, se pueden transladar al aula aspectos como los números (recordad que podéis descargar las láminas sobre Elmer que ya realicé y que colgué en una entrada anterior), las estaciones, los animales o los opuestos.

http://goo.gl/ozkhrd

Ahora, quiero compartir con vosotros algunas de las imágenes sobre la caja sensorial que he realizado con bebés de 6 a 12 meses. Para ello, he utilizado botellas sensoriales con bolitas de poliespán de colores, lentejuelas, arroz teñido de colores y papeles. También marionetas hechas en goma eva y decoradas con gomets de diferentes colores y una del propio Elmer; palitos o depresores de colores, pompones, papeles, una rueda en la que hemos asociado por el color pequeños elefantitos y otros juguetes como encajables de madera o vasitos apilables. Espero que os ayuden a crear vuestra propia caja sensorial :)



 


 












Como actividades podéis desarrollar tantas como vuestra imaginación desee. Yo, al tratarse de niños pequeños, como actividad plástica sólo he llevado a cabo la siguiente, en la cual hemos decorado a nuestro Elmer con gomets de colores, trabajando así la motricidad fina.